¿Navegación gratuita en las redes cubanas?

Tomado de Yohandry

Cuando Google aterrizó en Cuba -que fue hace más de 15 años y no ahora con Kcho, como algunos creen- se interesó por los contenidos de su red.

En carta a los directivos cubanos expresaba entonces que era una red libre de pornografía, con materiales de muy alta calidad, contenido propio y exclusivo, que llegaría a millones de usuarios si este buscador los “tomaba” y los mostraba al mundo.

Claro, lo que no dijo es que si no estás en Google, no existes, así de sencillo.

Ante la necesidad de mostrar una Cuba diferente a la reflejada por los medios de comunicación de la derecha, principalmente de Estados Unidos y España, no hubo reparos en la propuesta de Google.

Solo días fueron suficientes para que millones de investigaciones del patio sobre salud, educación, deporte, comunicaciones, agricultura y materiales de muy diverso orden estuvieran al alcance de los cibernautas.

Recuerdo que los medios de comunicación tuvieron que entrenarse en emplear los llamados metadatos para que Google y sus herramientas pudieran hacer su trabajo.

Decenas de periodistas aprendieron por aquellos años a trabajar el HTML para ordenar todo aquello en lo que llamaban “sitios de palo”, por sus escasas posibilidades y lo dificultoso de encaramar en la red de redes cualquier cosa.

Google puso su buscador, Cuba su contenido, exclusivo y de alta calidad. Desde los medios hasta los centros científicos se vieron de la noche a la mañana reflejados en las búsquedas del mundo entero. Desde tailandeses hasta caboverdianos pudieron conocer de primera mano sobre la realidad de esta Isla.

Revisando ahora mismo la Red Cuba uno se percata de la excelencia de contenido de alto valor que atesora y lo poco consultada que resulta por los internautas nacionales.

Es una contradicción muy significativa teniendo en cuenta los más de 3 ó 4 millones de teléfonos móviles y las tantas computadoras personales e institucionales instaladas a lo largo y ancho del país.

Si Cuba tomara la decisión de que todos estos equipos se conectaran gratuitamente a su Red, millones de coterráneos estarían consumiendo contenido “made in” Cuba.

Estudiantes, profesionales y la población en general, que es siempre la más importante por aquello de “con todos y para el bien de todos”, tendrían a la mano el conocimiento, el análisis y la información que nuestro presente complicado nos está exigiendo.

Si bien algunos están dispuestos y pueden pagar para navegar por la red cubana; otros, simplemente se suscriben a boletines y titulares de noticias. ¿Pero qué pasaría si de la noche a la mañana los cubanos pudieran dar un clic en los titulares y consumir un producto comunicativo completo?

Tenemos a Infomed, una de las mejores redes de salud del mundo y así lo avalan sus numerosos premios. Pero es poco consultada por los nacionales. Son cientos los medios de comunicación cubanos en la red, pero solo pocos dentro de Cuba pueden informarse por ellos.

En Estados Unidos, España, Inglaterra, Francia, y en buena parte del planeta, existe hoy una crisis de medios analógicos. Lo impreso da paso a lo digital. En Cuba, la película está al revés. Seguimos invirtiendo, machacando sobre el papel, cuando ante nuestros ojos tenemos un océano de información, contenido de alto valor, producido por Cuba, sin apenas ser consumido.

La Internet no es solo IMO. Constituye una herramienta que en el mundo se hace imprescindible para la contemporaneidad: su utilización va desde la producción de alimentos, fármacos, etc., hasta para comprar y vender, para informarse de forma rápida, y para un mejor y transparente ejercicio democrático, porque no solo da oídos sino también voz al ciudadano. Información es poder.

En el siglo pasado hubiera funcionado, hoy significa solo un gasto injustificado proponerse imprimir a todo color Bohemia, Granma, Juventud Rebelde… para seducir lectores. Solo hacen falta millones de clic. Es la hora de regalar la navegación de los cubanos por su red.

La tecnología se impone, obviarlo es un suicidio.

Anuncios

Acerca de Holguinero de Futuro

Desde el 24 de abril de 1957, soy Holguinero. Hijo de Carmen y José. Profesor de Nivel Superior de Geografía (Holguín, 1979); Licenciado en Educación, especialidad Geografía (Holguín, 1981); Máster en Didáctica de la Educación Superior (Santiago de Cuba, 1998) y Doctor en Ciencias Pedagógicas (Holguín, 2005). Actualmente me desempeño como Asesor para la gestión de proyectos en la Universidad de Holguín, Cuba. Y si volviera a nacer... de seguro volvería a ser MAESTRO
Esta entrada fue publicada en Internet, Investigación, Servicios, Sociedad, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s