Cuba: Dificultades y amenazas, pero optimistas

1En estos días, muy cargados de las preocupaciones que han precedido el conjunto de medidas adoptadas por el Consejo de Ministros, dirigidas a enfrentar la situación que se le ha presentado a la economía cubana por diversas causas, y que tienen repercusión en nuestras vidas, se han generado estados de opinión, especulaciones y augurios del fin, de ese fin tantas veces anunciado y que nunca ha llegado, por lo que la prensa cubana y todos los medios alternativos, incluyendo las redes sociales, debemos de una vez y por todas, votar el catalejo de Buena Fe y enfrentar las amenzas sin improvisaciones para lograr salir de ésta coyuntura como se ha salido de otras muchas.

El Dr. Raúl Garcés (2013) en su artículo “Siete tesis sobre la prensa cubana”, al referirse a los medios de difusión masiva de Cuba y la realidad que nos ha tocado vivir, señalaba que parte de la opinión pública acusa a los periodistas de mirar el mundo con el mismo catalejo de la canción de Buena Fe: somos eficientes en fotografiar lo que está lejos: lo investigamos, lo desmenuzamos, lo descomponemos frente a los ojos de las audiencias e incluso lo criticamos severamente. Lo que está cerca, sin embargo, suele abordarse con timidez, o con una abstracción infinita, o con estilo timorato, o con simplonerías. Por las razones que sean, hemos ido conformando un modelo de construcción de la realidad que contrapone el supuesto “infierno foráneo” al presunto “paraíso doméstico”. Hemos suplido, frecuentemente, el juicio razonado por la propaganda, la interpretación por las cifras, la noticia por los eventos, el argumento por el adjetivo, la riqueza de los procesos por la síntesis caricaturesca de sus resultados.

El problema anterior no es nuevo, pero se agudiza dentro de una sociedad cada vez más polifónica y con una alta cultura política. Es muy evidente el contraste entre el tono monocorde de nuestros medios y lo que pasa en la calle, en las casas, en los centros de trabajo, en el día a día del cubano de a pié. La distancia infinita entre una cuenta bancaria de 250 mil CUC y un salario de 250 pesos no es solo objetiva, sino también subjetiva y, entre ambos extremos, sobrevive un espectro amplísimo de modos de pensar y relacionarse con el país. Si el actual proceso de transformaciones ha entrado en un periodo de mayor complejidad -y ahora acompañado de nuevas dificultades y amenzas-, deberíamos asegurarnos de crear las condiciones para que la prensa y los periodistas, y también los blogueros, los que pueden acceder a las redes, cuenten las historias con mayor complejidad: no solo las certezas, sino también las dudas; no solo las soluciones, sino también las contradicciones.

En la Cuba de hoy, tal y como señalaba el Presidente Raúl Castro en la Asamblea Nacional del Poder Popular, aunque podrán presentarse afectaciones, incluso mayores que las que ya se están manifestando, estamos mejor preparados y en mejores condiciones que cuando nos vino encima la ecatombe de los años 90 del pasado siglo. Recordemos que al Período Especial entramos todos a la misma vez, pero hemos ido saliendo uno a uno y todavía quedan muchos que, no han logrado subir la cuesta.

2Señala Garcés en su artículo del año 2013 y que tiene total vigencia en la actualidad, que sería injusto atribuirle únicamente a los periodistas la responsabilidad por estos pesares. El propio Presidente Raúl Castro, al criticar el triunfalismo, la estridencia, el formalismo y la falta de debate público en nuestra prensa para abordar la realidad, durante lo acontecido en el VI Congreso del Partido, decía: “a pesar de los acuerdos adoptados por el Partido sobre la política informativa, la mayoría de las veces los periodistas no cuentan con el acceso oportuno a la información ni el contacto frecuente con los cuadros y especialistas responsabilizados de las temáticas en cuestión”. Aquí hay dos caminos: o resolvemos el problema entre todos de una vez o colapsarán la credibilidad y el poder persuasivo de los medios -que en situaciones como las actuales, tan necesarios serán-, porque pueden contribuir a formar esa opinión creible y de futuro prospero y sostenible que tanto se necesita.

El pasado día ocho en la Asamblea Nacional el Presidente Rául Castro señalaba que de una situación coyuntural como la que enfrentamos se sale victorioso actuando con mucha energía, ecuanimidad, racionalidad y sensibilidad política, estrechando la coordinación entre todos los que toman decisiones y sobre todo, con mucho optimismo y seguridad en el presente y el futuro de la Revolución, que es decir, el futuro de nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros familiares más cercanos, nuestros amigos y cada una de las personas que habitan esta tierra de maravillas y que los que hoy peinan canas como yo, le han tocado muchísimas “situaciones coyunturales” y aquí seguimos.

(Con notas tomadas de “Siete tesis sobre la prensa cubana” publicado en http://www.cubadebate.cu el jueves 18 de juliio del 2013)

Anuncios

Acerca de Holguinero de Futuro

Desde el 24 de abril de 1957, soy Holguinero. Hijo de Carmen y José. Profesor de Nivel Superior de Geografía (Holguín, 1979); Licenciado en Educación, especialidad Geografía (Holguín, 1981); Máster en Didáctica de la Educación Superior (Santiago de Cuba, 1998) y Doctor en Ciencias Pedagógicas (Holguín, 2005). Actualmente me desempeño como Asesor para la gestión de proyectos en la Universidad de Holguín, Cuba. Y si volviera a nacer... de seguro volvería a ser MAESTRO
Esta entrada fue publicada en Blog, Familia, Inversiones, Política, Servicios, Sociedad, Solidaridad, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s